titulo

CATEGORÍAS
 

CONSEJO DE PASTORAL SOCIAL


 

 

 

 

UN SALUDO FRATERNO
 
3 8 4
7

¡Ay de los que añaden casas a casas
y juntan campos con campos,
hasta no dejar sitio, y vivir ellos solos en medio del país!
(Isaias 5, 8)


Quienes laboran en las distintas expresiones de la Pastoral Social (Pastoral Social-Cáritas, Justicia y Paz, Pastoral de la Salud, Pastoral Penitenciaria, Pastoral de la Movilidad Humana, Apostolado del Mar) son servidores de la CARIDAD, del AMOR de Dios. Ubi Caritas est.... comienza una expresión latina Donde está la Caridad está Dios.

Se trata de tarea de todo bautizado. ¿Cómo ser del Reinado de Dios y no ir poniendo en práctica la dimensión social de nuestra fe a través de las múltiples facetas? Pero para que se expresara como en forma al estilo de un sacramental, los papas encomendaron a la institución Caritas, que ya existía y fundamentalmente llevada adelante por laicos, tal tarea en la Iglesia universal. Y que fuera tarea eclesial

Cuando, para ajustarse mejor a los cambios que se estaban produciendo en la Iglesia latinoamericana, se decidió pasar a llamarse en América Latina, Pastoral Social-Caritas, esa siguió siendo la tarea encomendada. A cada Pastoral Social-Caritas, según las circunstancias de su país, de las posibilidades de sus diócesis, a detectar las distintas situaciones a priorizar en la manifestación de la Cáritas, del amor de Dios y elegir las mejores formas. A partir de Pablo VI, se acentuó la promoción humana, el desarrollo integral, a cuidarse más todavía que en el pasado a no quedar encerrados en paternalismos, lo que sería negar el principio de subsidiaridad de la doctrina social de la Iglesia..

Durante varias décadas las actuales pastorales que integran el Consejo de Pastoral de la Conferencia Episcopal Panameña, fueron parte de los servicios que prestaba Cáritas. Poco a poco, según se apreció la conveniencia y especialización para un mejor servicio del Amor, fueron tomando su autonomía y su propio desarrollo para bien de todos, lo que ha permitido un muchísimo mayor desarrollo de cada una de estas áreas especiales, aunque con el riesgo de pérdida de visión de conjunto, como le ocurre a cualquier especialidad.

El trabajo más duro, quizás, estriba en que bautizados hay muchísimos, pero que asuman el amor de Dios más allá de su propia persona, de su familia y de lo que más percibe que le afecta, salvo catástrofes, son pocos. Muchos son los llamados, pero… Confiemos que la animación misionera que ha asumido nuestra Iglesia nos ayude a cambiar la situación.

Desde nuestra impotencia hemos sido llamados a ser luz que testimonia el Amor de Dios manifestado en Cristo Jesús; el lenguaje del amor que todo el mundo entiende aunque no sea creyente o sea anticatólico.

Dos encíclicas del papa Benedicto XVI, Deus Caritas est, Caritas in Veritate, resultan para nosotros como si fueran programas de Pastoral Social-Caritas para nuestro tiempo. Pero todavía encontraremos en los distintos ambientes en los que desarrollamos nuestro servicio de los que no saben qué es eso de Pastoral Social o Pastoral Social-Cáritas. Mientras, el Canto a de la Viña, de Isaías, o la parábola de los viñadores homicidas, de Jesús, van describiendo el panorama dominante. Crecimiento sí se palpa. Desarrollo, que no es lo mismo que asistencialismo, aunque éste no esté nunca de más, es el que todavía no se ve. ¿Se verá?

Animo a todas y a todos comprometidos el servicio de caridad, que no es sinónimo de limosna, y que en cada Pastoral donde realizan su vocación, se comunique ese mismo ánimo.


6
1 5 2
CATEGORÍAS
 

CÁRITAS DIOCESANA


    PROYECTOS